Clásica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

Madama Butterfly en el Teatro de la Maestranza de Sevilla

Fecha de publicación: 04 de mayo de 2012

El Teatro de la Maestranza de Sevilla presenta el próximo día 5 de junio Madama Butterfly, ópera  en tres actos  con música de Giacomo Puccini y libreto en italiano de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica. La producción es del Teatro Real de Madrid. El resto de las representaciones tendrán lugar los días 6*, 8, 9*, 11, 12*, 14 y 15* de junio, 2012.

Fechas del evento: Desde el 05 de junio de 2012 hasta el 15 de junio de 2012
Amarilli Nizza en Clasica2

 

Música clásicaLA ÓPERA EN CLASICA2

 
Revista de música clásicaFICHA TÉCNICA DE MADAMA BUTTERFLY
 
Dirección Musical: Pedro Halffter
Dirección escénica: Mario Gas
Escenografía: Ezio Frigerio
Vestuario: Franca  Squarciapino
Iluminación: Vinicio Cheli
Real Orquesta Sinfónica de Sevilla
Coro de la A. A. del Teatro de la Maestranza
Director del Coro: Íñigo Sampil
Producción, Teatro Real de Madrid
 
Revista de música clásicaDOBLE REPARTO
 
Butterfly (Cio-Cio-San): Svetla Vassileva/ Amarilli Nizza*
B. F. Pinkerton: Héctor Sandoval / Javier Palacios*
Sharpless: Ángel Ódena / Luis Cansino*
Suzuki: Marina Rodríguez Cusì / Manuela Cúster*
Goro: Mikeldi Atxalandabaso
Tio Bonzo: Fernando Radó
Príncipe Yamadori y Comisario: Fernando Latorre
 
 
Revista de música clásicaSINOPSIS ARGUMENTAL
(Fuente: Teatro de la Maestranza de Sevilla) 
 
Nagasaki, Japón, a finales del siglo XIX
 
Durante un servicio en Nagasaki, el teniente de navío Benjamín Franklin Pinkerton se encapricha de la geisha Cio-Cio-San –también llamada Madama Butterfly por su aspecto frágil-  con la que, asistido por el alcahuete Goro, quiere contraer matrimonio aprovechando que la ley japonesa le permite anular la boda sólo con dar el vínculo por roto. Ante Sharpless, cónsul de los Estados Unidos, Pinkerton expone su frívolo ideal de vida, ante lo que Sharpless teme que el matrimonio pueda llegar a causar el dolor de la muchacha.
 
La familia de Cio-Cio-San, acude al enlace y Butterfly, a preguntas de Sharpless, confiesa provenir de una familia arruinada desde la muerte del padre y que, pese a contar 15 años, se siente vieja. El comisario imperial y el oficio del registro comparecen para formalizar la boda. Butterfly lleva a casa de Pinkerton, entre sus modestas posesiones, un objeto que no quiere desvelar: Goro descubre que se trata del puñal que el Mikado entregó a su padre para hacerse el harakiri. Butterfly también confiesa que, el día anterior, acudió a una misión cristiana para adquirir la religión de su marido, sin informar de ello a su tío Bonzo, que es monje. Celebrada la boda, aparece Bonzo, quien acusa a su sobrina de traición; Pinkerton lo expulsa de casa, consuela a Butterfly y el matrimonio se queda a solas en su noche nupcial.
 
Tres años después, Pinkerton ha regresado a Estados Unidos, y Cio-Cio-San no sabe nada de él pero, enamorada, lo aún confía en su regreso. Suzuki, su criada, intenta convencerla de que no volverá, según prometió, “cuando el petirrojo haga su nido”. Sharpless acude a visitarla y, cuando va a informarle de que ha recibido una carta de Pinkerton contándole que ha vuelto a contraer matrimonio con otra mujer en América, Butterfly le pregunta cuándo hacen su nido los petirrojos. Sharpless no sabe contestar. Entonces, entra el príncipe Yamaduri, quien pide matrimonio a Butterfly, oferta que ella rechaza radicalmente, pues aún se siente unida a Pinkerton. Sharpless pregunta a Butterfly qué haría si Pinkerton no regresara y ella responde que buscaría la muerte y le muestra, como motivo de esperanza de su regreso, a su hijo de tres años. Suena un cañonazo en el puerto y Butterfly descubre que la nave de su marido, “Abraham Lincoln”, acaba de atracar en Nagasaki. Llena de júbilo, pues cree que en la nave vuelve Pinkerton, ordena a Suzuki que siembre la casa de flores y se viste de gala a esperar la llegada de su marido.
 
A la mañana siguiente, Butterfly continúa esperando, sin suerte. Sin embargo, Pinkerton y Sharpless entran por el jardín, con Butterfly dormida por la larga noche de espera. De pronto, Suzuki descubre merodeando la casa a la nueva esposa del teniente, Kate Pinkerton y la criada siente el final de los días de su señora. Pinkerton no resiste su culpa y abandona la casa pidiéndole a Sharpless que solucione el problema. Suzuki habla con Kate, a la que pide que cuide al niño. Entonces, Butterfly despierta y busca a su marido, pero sólo encuentra a su nueva esposa extranjera y se muestra dispuesta a entregarle al niño. Los intentos de Sharpless por consolarla son inútiles. Butterfly se queda a solas y toma el cuchillo de su padre, abraza a su hijo, le entrega dos banderitas –una japonesa y otra americana- y, tras despedirse de él, se da muerte tras un biombo.
 
 
Código QR de Clasica2, revista de música clásica
Compartir

Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2021 Clasica2. Todos los derechos reservados.