Clásica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

La Música Clásica y la Fotografía: La Mirada

Fecha de publicación: 17 de agosto de 2009

Cuántas veces en la vida la perspectiva con la que afrontamos los hechos es la causante de nuestro error en la valoración de los mismos y, en consecuencia, nos hace actuar o dejar de hacerlo de forma equivocada. Algunas de esas veces el error es inofensivo; otras es fuente de muchos sinsabores y dolores de cabeza, propios y ajenos; pero algunas veces puede ser fatal. La perspectiva cambia la realidad de las cosas

La Mirada, fotografía de Alejandro López-Benito

 

Música ClásicaLA FILOSOFÍA DE LA VIDA Y LA MÚSICA 

Los puntos de vista, diferentes, nos hacen tomar conciencia de los hechos de manera mucho mas documentada. La última decisión es nuestra pero, precisamente por eso, hay que conocer desde diferentes perspectivas y puntos de vista. 
 
Desgraciadamente no está de moda escuchar a los demás y sí, en cambio, pelear por nuestro punto de vista. Las tertulias de antaño enriquecían a los tertulianos porque al levantarse de las mismas habían adquirido nuevas perspectivas. Hoy, las pocas que quedan, se han convertido en un guirigay ensordecedor. 
 
Viene a cuento esta introducción para presentar a la fotografía y a la música que la acompaña en esta sección de Música Clásica para una fotografía
 
La perspectiva es importantísima en el arte de fotografiar. Nosotros, a primera vista, vemos un caballo e intuimos un jinete, al que sólo le vemos las piernas y sus botas. El público, en la acera, deslumbrado por el sol, podría decirnos si el jinete es rubio o moreno, su edad aproximada, e incluso si es una mujer. Todos hemos presupuesto que es un hombre. Cuidado con las presunciones. También vemos que hay público que no sigue la escena. 
 
Todas son perspectivas diferentes. Pero nosotros tenemos un dato maravilloso que captó el fotografo al elegir su perspectiva de la escena. El que hace que esta foto sea especial y da sentido a todo lo dicho más arriba: -La mirada del caballo-. 
 
Miradle a los ojos. Galopa. El hocico torcido, las narices abiertas y los músculos del pecho tensionados dan idea del esfuerzo. Sin embargo su mirada es profunda y penetrante. Serena. Noble. Ausente de todo lo que ocurre alrededor y al esfuerzo. Nos mira a nosotros y nos habla sin palabras. Los espectadores al evento se la han perdido. Yo quiero compartirla con todos vosotros. 
 
Manuel López-Benito

Audición de música clásicaAUDICIÓN DE MÚSICA CLÁSICA EN CLASICA2

Esa mirada merece ser acompañada por una música que esté a la altura de la misma. Os propongo que oigáis, mirándole a los ojos a nuestro caballo, el Nocturno en si bemol menor Op. 9 nº 1 de Frederick Chopin. Tampoco tiene palabras pero nos habla, como el caballo, directamente al corazón.
 
PD. El fotógrafo no quiere que lo cite, pero yo no cumplo su deseo. Mi hijo Alejandro.
 

Nocturno en si bemol menor Op. 9 nº 1  de Chopin     

Artículos relacionados

El abuelo y los nietos o la delicadeza crepuscular

La Música Clásica y la Fotografía: El relojero

 

BOLETÍN DE CLASICA2: Si quieres estar puntualmente informado de las publicaciones de Clasica2 suscríbete al BOLETÍN y recibirás en tu buzón de correo las actualizaciones más interesantes, nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos... Totalmente gratuito.

Compartir

Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2021 Clasica2. Todos los derechos reservados.