Clásica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

Robert Schumann: Nuevos Caminos, 28 de octubre de 1853

Fecha de publicación: 16 de junio de 2009

LA MÚSICA CLÁSICA Y LA LITERATURA. En el capítulo de hoy dedicado a las Epístolas Musicales vamos a viajar en el tiempo y en el espacio hasta llegar a Dusseldorf en el otoño de 1853. Allí se van a encontrar dos genios de la música clásica en dos momentos vitales absolutamente diferentes pero que protagonizarán uno de esos “chispazos” de la Historia de la Música Clásica ya no sólo importantes musicalmente, sino que emocionantísimos desde el punto de vista humano. 

William Turner en Clasica2


Música clásicaMÚSICA CLÁSICA Y LITERATURA EN CLASICA2: EPÍSTOLA MUSICAL

Robert Schumann, abocado a la locura, en la cima de su carrera musical, conoce a un jovencísimo y aún desconocido muchacho de Hamburgo que viene a pie, con su mochila y su piolet a través del valle del Rin, desde Göttingen, y que trae cartas de recomendación del gran Joachim. 
 
El encuentro se produce en el domicilio de Robert y Clara Schumann. Allí, el joven se acerca al piano y toca. La magia acababa de surgir. Robert escribiría a continuación su última crítica musical; el no lo sabía pero así fue. La inspira el rubio pianista. Serán amigos durante el poco tiempo que vivió Robert. Clara lo querrá toda su vida. 
 
La fecha de esta postrera reseña: el 28 de octubre de 1853. La revista: Neue Zeitschrift für Musik. El título: “Neue Bahnen” (Nuevos caminos).
  
Leed con detenimiento un extracto de este artículo donde Robert Schumann anuncia al mundo, poéticamente, cariñosamente, y emocionadamente al nuevo “genio” de la música; ese muchacho de 19 años: Johannes Brahms. 
 
Para que podáis valorar lo que escuchó Robert Schumann acompaño, para que lo escuchéis, el primer movimiento, -Allegro non troppo, ma energico,- de la Sonata para piano en fa sostenido menor Op. 2 de Johannes Brahms, obra de 1852. (Ver más abajo) 
 
Robert Schumann dejo escrito para la posteridad: 
 
Revista de música clásica"Han pasado muchos años desde que comencé a interesarme por este terreno tan preñado de recuerdos. Con frecuencia, aunque absorbido por una actividad intensa, me he sentido impulsado a escribir acerca de novedosos e importantes empeños que anuncian una nueva era musical. Yo pensaba, mientras seguía con el más vivo interés los caminos recorridos por estos elegidos, que algún día aparecería alguien que haría palidecer la más alta expresión del tempo, alguien que habría alcanzado la perfección no a través de un desarrollo gradual, sino de golpe, como Minerva cuando irrumpe armada con la cabeza de Júpiter. Y ha aparecido esta nueva sangre, cuya cuna han velado Gracias y Héroes. Se llama Johannes Brahms. Recomendado por un maestro conocido y amado, Marxsen, ha llegado desde Hamburgo, donde componía en silencio”. (…)
 
Emanaban de su persona todos aquellos signos que esperábamos: ¡un elegido! Cuando se sentó al piano, empezaron a desvelarse ámbitos maravillosos: nos vimos arrastrados a una espiral cada vez más mágica. Añádase a esto un modo de tocar extraordinariamente genial, que transforma el piano en una orquesta. Ahí están las sonatas o las transparentes sinfonías, los fragmentos para piano y las sonatas para violín y piano, e incluso los cuartetos para cuerda. Todo ello tan distinto que cada cosa parecía brotar de diferentes manantiales.” (….)
 
Si dirige su varita mágica hacia las masas corales y orquestales, podremos escuchara pasajes todavía más emocionantes. Puede fortificarle en esta misión el genio más elevado, y todo hace suponer que será así, porque en el vive otro “genio”, el de la modestia. Sus compañeros resaludan en sus primeros pasos en el  mundo, donde quizá lo esperen heridas, pero también le esperan laureles y aplausos. Nosotros le damos la bienvenida como a un valeroso combatiente”.  
 
No me digáis que no es emocionante lo que dice Robert Schumann de Johannes Brahms, máxime leído ahora tantos años después y sabiendo que ocurrió con ambos compositores.
 
Manuel López-Benito

  Audición de música clásicaAUDICIÓN DE MÚSICA CLÁSICA EN CLASICA2

Sonata para piano Op. 2: Allegro non troppo, ma energico.

 

NOTA: Si quieres estar puntualmente informado de las publicaciones de Clasica2 suscríbete al BOLETÍN y recibirás en tu buzón de correo las actualizaciones más interesantes, nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos... Totalmente gratuito.

Artículos relacionados

La crítica musical y Clara Wieck
Mozart pierde a su madre
Mozart escribe al Abate Bullinger
 
 
                                            
 
Código QR de Clasica2, revista de música clásica
Compartir

Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2021 Clasica2. Todos los derechos reservados.