Clásica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

Robert Schumann: Sinfonía nº 3 en Mi bemol mayor Op. 79 “Renana”

Fecha de publicación: 13 de enero de 2012

HEMEROTECA DE MÚSICA CLÁSICA. Robert Schumann (1810-1856) viene hoy a esta sección de “Programas de Mano de la Hemeroteca de Música Clásica de Clasica2” con motivo del Concierto que la Covent Garden Chamber Orchestra celebró el 4 de diciembre de 2010 en St James's Church de Londres.

Castillo de Pfalzgrafenstein y Castillo de Schonburg en el Rin. Alemania

 

Música ClásicaPROGRAMAS DE MANO: ROBERT SCHUMANN SINFONÍA Nº 3 RENANA

En el otoño de 1850 Robert Schumann fue nombrado Director Musical Municipal de la ciudad de Dusseldorf, en donde la naturaleza atractiva y amistosa de la ciudad renana le inspiró para escribir una nueva sinfonía: La llamada Sinfonía Renana publicada ese mismo año con el nº 3 de las de su catalogo que, de hecho, fue su última composición sinfónica. La Sinfonía en re menor, publicada al año siguiente con nº 4, era la revisión de un trabajo previo del año 1841.
 
La tercera es la única de las sinfonías de Robert Schumann dividida en cinco movimientos en lugar de los acostumbrados cuatro. Realmente no era algo original pues ya Beethoven y Héctor Berlioz  habían incluido un movimiento adicional en sus sinfonías de carácter programático (La Pastoral de Beethoven y la Sinfonía Fantástica de Berlioz.)
 
Schumann no tenía para esta sinfonía un programa específico y no fue él quién la subtituló Renana. Únicamente se limitó a comentarle a su editor Fritz Simrock, cuando le envió el manuscrito, que la obra “quizás reflejase aquí y allá algunos aspectos de la vida renana”. Fue Simrock quién añadió el subtítulo de Renana a la obra en la confianza de que ello ayudase a su popularidad y por tanto a su venta.
 
La Sinfonía fue compuesta en tan sólo cinco semanas y su estreno tuvo lugar el 6 de febrero de 1851. La dirección de la orquesta corrió a cargo del propio Robert Schumann y la composición fue acogida de manera entusiasta por los asistentes al evento. 
 
El Rin ha representado siempre en Alemania un icono para su mitología, su arte y su música. Robert Schumann había querido componer, desde sus tiempos de vecino de la ciudad de Dresden, una sinfonía basada en el río. Tal vez  algunas de aquellas  ideas de entonces se materializaron en el pentagrama respirando los aires de las riberas del Rin en Düsseldorf. 
 
Sea como fuere la tercera sinfonía es en muchos aspectos la mejor de todas. Dotada de una expresión romantica fresca y espontánea, rica en matices, como sólo tienen algunos de sus primeros trabajos orquestales y su Concierto para piano y orquesta en la menor Op. 54 de 1841.
 
Sus tres primeros movimientos y el finale, sin duda, presentan motivos de una sinfonía semi-programática. Así, el primer movimiento es una reflexión sobre la vigorosa vida a lo largo del curso del Rin; el segundo tiene la condición de una encantadora danza campesina (un scherzo con ritmo de Ländler); el tercero, un delicado intermezzo, sugiere un florido y bucólico paisaje, y el quinto representa un exuberante finale.
 
Sin embargo el cuarto movimiento confiere a la obra una nueva dimensión que contribuye de manera decisiva al carácter general de la sinfonía. Este movimiento bebe, en su concepción musical, de la indeleble impresión que Robert Schumann experimentó durante la ceremonia de elevación al cardenalato del Arzobispo  von Geissel en la Catedral de Colonia. Originalmente Robert Schumann indicó en el movimiento “Im Charakter der Begleitung einer feierlichen Ceremonie” (A la manera del acompañamiento de una ceremonia solemne). Pero en la partitura publicada por Fritz Simrock el encabezado del movimiento dice simplemente Feierlich, solemne. El solemne esplendor de la ocasión que nos es transmitido por los trombones, esos que aparecen aquí por primera vez en la sinfonía.
 
La salud mental de Robert Schumann se descompuso de una manera dramáticamente acelerada después de 1850. El compositor nunca más alcanzó esa felicidad relajada y atractiva, sin complicaciones, que de manera tan evidente, y en tal alto grado, alcanzó con esta preciosa Sinfonía Renana.
 
Manuel López-Benito

Audición de música clásicaAUDICIÓN DE MÚSICA CLÁSICA EN CLASICA2

Escuchemos a continuación ese majestuoso IV Movimiento de la Sinfonía nº 3 en Mi bemol mayor Op. 79 Renana de Robert Schumann.

Feierlich

Artículos relacionados

 

BOLETÍN DE CLASICA2: Si quieres estar puntualmente informado de las publicaciones de Clasica2 suscríbete al BOLETÍN y recibirás en tu buzón de correo las actualizaciones más interesantes, nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos... Totalmente gratuito.

 Código QR de clasica2, revita de música clásica

 
Compartir

Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2020 Clasica2. Todos los derechos reservados.