Clásica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

Amigos de la Ópera de Vigo. Festival 1959 (XIX)

Fecha de publicación: 02 de septiembre de 2010
Continuando con nuestro viaje por el Programa de Mano del II Festival de Ópera 1959 de Amigos de la Ópera de Vigo, le toca hoy el turno a la trascripción de parte del acto II de la ópera "Otello" de Giuseppe Verdi representada en el Teatro García Barbón de Vigo el 17 de agosto de 1959. Retomamos, de este modo, nuestro relato desde donde lo dejamos en el capitulo anterior. Dice así:
Otello, ópera de Verdi en Clasica2

 

música clásicaOTELLO DE GIUSEPPE VERDI (6) 

Se ve en el jardín a Desdémona con Emilia, la esposa de Yago, y éste comenta como Cassio se acerca a hablar con ellas siguiendo sus consejos. Yago se prepara a encelar a Otello y pide ayuda a Satanás para lograrlo. Ve venir a Otello, y disimulando, se coloca cerca del jardín, y en alta voz, para que el Moro pueda oírlo, comenta extrañado, como hablando consigo mismo: “No me gusta”. 
  
Otello se acerca a él y le pregunta qué decía. Comienza Yago una escena de maliciosas insinuaciones, hasta que consigue desesperar a Otello y hacerle sentir celos de Cassio. Otello pide una prueba y Yago se ofrece a darle tales indicios que le sirvan de seguridad. La escena es interrumpida por un bello coral, en el cual los campesinos hacen a Desdémona una ofrenda de flores. Cantan una tarantella muy bella, concluida la cual se marchan de nuevo. 
  
Desdémona y Emilia se acercan a Otello y la joven limpia el sudor de la frente de su marido, mientras le pide clemencia para Cassio, con quien acaba de hablar. Otello, tira el pañuelo con que Desdémona le limpiaba el sudor, y lo recoge Emilia, mientras la desconcertada Desdémona pide a Otello que le diga en que pudo haberlo ofendido. 
  
Yago exige a Emilia que le entregue el pañuelo de Desdémona, que acaba de recoger, y como ella se niega, se lo arrebata, y lo esconde. Pidiéndole perdón, Desdémona se aleja de Otello y Yago advierte a Emilia que le conviene callar. Otello, que se cree solo, es observado por Yago, que tiene la idea de esconder el pañuelito de Desdémona en la habitación de Cassio. Por fin se acerca, después de haber visto como Otello está preso de terrible duda, y le dice que no piense más. Otello, exasperado, vacilante, entona su adiós. 
 
Continuará (...) 
  
Y, como siempre, el Programa de Mano incluye el libreto en italiano del canto. Clasica2 os ofrece a continuación el libreto bilingüe y el audio de este momento emocionante de la ópera de Giuseppe Verdi.  
 
Manuel López-Benito

AUDICIÓN DE ÓPERA CLASICA EN CLASICA2

Ora e per sempre addio sante memorie

OTELLO 
Ora e per sempre addio sante memorie, 
addio, sublimi incanti del pensier! 
Addio schiere fulgenti, addio vittorie, 
dardi volanti e volanti corsier! 
Addio, vessillo trionfale e pio, 
e diane squillanti in sul mattin! 
Clamori e canti di battaglia, addio! 
Della gloria d'Otello è questo il fin.
 
JAGO 
Pace, signor.
 
OTELLO 
Sciagurato! mi trova una prova secura 
che Desdemona è impura... 
Non sfuggir! nulla ti giova! 
Vo' una secura, una visibil prova! 
O sulla tua testa 
s'accenda e precipiti il fulmine 
del mio spaventoso furor che si desta!
 
(Afferra Jago alla 
gola e lo atterra)
 
JAGO 
Divina grazia difendimi!
 
(alzandosi)
 
Il cielo vi protegga. 
Non son più vostro alfiere. 
Voglio che il mondo testimon mi sia 
che l'onestà è periglio.
 
(fa per andarsene)
 
OTELLO 
No... rimani. 
Forse onesto tu sei.
 
JAGO 
(sulla soglia fingendo d'andarsene)
Meglio varrebbe ch'io 
fossi un ciurmador.
 
OTELLO 
Per l'universo! 
Credo leale Desdemona 
e credo che non lo sia. 
Te credo onesto e credo disleale... 
La prova io voglio! 
Voglio la certezza!
 
JAGO 
(ritornando verso Otello) 
Signor, frenate l'ansie. 
E qual certezza v'abbisogna? 
Avvinti vederli forse?
 
OTELLO 
Ah, morte e dannazione!
 
JAGO 
Ardua impresa sarebbe; 
e qual certezza sognate voi 
se quell'immondo fatto 
sempre vi sfuggirà?
Ma pur se guida è la ragione al vero, 
una si forte congettura riserbo 
che per poco alla certezza vi conduce.
Udite.
OTELO
Para siempre adiós, santos recuerdos.
¡Adiós, sublimes pensamientos!
¡Adiós, resplandecientes victorias, 
dardos veloces y alados corceles! 
¡Adiós, estandarte sacro y triunfal 
y cornetas resonantes en la mañana! 
¡Clamores y cantos de batalla, adiós! 
¡Este es el fin de la gloria de Otelo!
 
YAGO
Calma, señor.
 
OTELO
¡Desgraciado! Dame una prueba 
de que Desdémona es impura...
¡No intentes huir! ¡De nada te servirá!
¡Quiero una prueba segura, visible!
¡O si no, que sobre tu cabeza 
se precipite el rayo del furor 
que en mí despiertas!
 
(Coge a Yago por la 
garganta y lo tira al suelo. )
 
YAGO
¡Divina gracia, protégeme! 
 
(Levantándose)
 
El cielo os proteja. 
Ya no soy vuestro alférez.
Quiero que el mundo me sea testigo
de que la honradez es un peligro.
 
(Va a salir)
 
OTELO
¡No!... ¡deténte!. 
Puede que seas honrado.
 
YAGO
(en el umbral, fingiendo salir)
Más me valiera 
que fuera un embaucador.
 
OTELO
¡Por el universo!
Creo leal a Desdémona 
y creo que no lo es; 
te creo honesto y te creo desleal...
¡Quiero una prueba!
¡Quiero una certeza!
 
YAGO
(volviendo hacia Otelo)
Señor, frenad esas ansias.
¿De qué certeza tenéis necesidad?
¿De verlos abrazados... quizá?
 
OTELO
¡Ah, muerte y condenación!
 
YAGO
Ardua empresa será, ¿Qué certeza
esperáis si aquel inmundo hecho,
siempre se os escapará?... 
Sin embargo, si la razón guía 
hasta la verdad, 
una fuerte conjetura reservo que, 
os conducirá poco menos que 
a la certeza. Escuchad.
 

Revista de música clásicaArtículos relacionados

Otello. Capítulo 7

Otello. Capítulo 8

 Amigos de la Ópera de Vigo. Festival 1959

 

BOLETÍN DE CLASICA2: Si quieres estar puntualmente informado de las publicaciones de Clasica2 suscríbete al BOLETÍN y recibirás en tu buzón de correo las actualizaciones más interesantes, nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos... Totalmente gratuito

 

Compartir

Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2020 Clasica2. Todos los derechos reservados.