Clásica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

La Historia de la Ópera con Audiciones Musicales. Capítulo 4: Claudio Monteverdi (II)

Fecha de publicación: 28 de enero de 2012

LA ÓPERA EN CLASICA2. En el capítulo anterior de la Historia de la Ópera con Audiciones Musicales habíamos dejado a Orfeo, nuestro cantor tracio, feliz con motivo de sus esponsales con la bella Euridice. Pero anunciábamos que tal felicidad no duraría mucho. Continuemos, pues con nuestro relato:

Rodin: Orfeo y Euridice

 

Música clásicaLA HISTORIA DE LA ÓPERA EN CLASICA2

 
BREVE SINOPSIS ARGUMENTAL Y MOMENTOS MUSICALES DESTACADOS (2)
 
ACTO II
El acto comienza con una fiesta donde participan las ninfas y los pastores. Orfeo canta “Vi ricorda, o boschi ombrosi" ...(¿Recordáis, Oh bosques umbríos...?) 
 
Llega una mensajera... 
 
Orfeo recibe la noticia de que Eurídice ha sido mordida por una serpiente mientras recogía flores con otras compañeras en un prado florido, y ha muerto. Decide  bajar a los infiernos para intentar su rescate. Inmediatamente canta una página conmovedora, que comienza como un recitativo, pero que se desarrolla rápidamente en un aria "Tu se 'morta", que reflexiona sobre la fragilidad transitoria de la felicidad humana. (Acompaña a su canto un órgano de madera y un chitarrone).
 
Tres veces, a través de esta sección, el coro canta "Ahi caso acerbo, ahi Fat'empio e crudele" (¡Ay desgracia amarga, ay destino impío..)
 
El acto se cierra con el Ritornelo del Prólogo. 
 
ACTO III  
El acto se abre con una sinfonía de metales: trombones, cornetas y el realejo. La Esperanza acompaña a Orfeo hasta la entrada al Hades, donde no  puede ir más allá. Orfeo, entonces, se dirige a Caronte, el guardián del Hades, cantándole con el objetivo de conseguir cruzar la Laguna Estigia. Es la famosísima página que se inicia con "Possente Spirto". Sin éxito, lo intenta de nuevo, esta vez usando su lira, y Caronte se queda plácidamente dormido con la música. 
 
Orfeo aprovecha este sueño para cruzar la laguna y desciende al Hades, mientras escuchamos la sinfonía de metales con la que se había abierto este Acto III. El Coro cierra el Acto con la moraleja “Nulla impresa per uom si tenta in vano.." mientras vuelve a sonar la sinfonía de apertura, esta vez mucho más ormanentada y florida.   
 
Continuará (…)
 
Manuel López-Benito

Audición de música clásicaAUDICIÓN DE ÓPERA EN CLASICA2

Escuchemos estos cuatro excelentes momentos musicales de la ópera de Claudio Monteverdi.

Vi ricorda ò boschi ombrosi

ORFEO
Vi ricorda ò boschi ombrosi,
de' miei lunghi aspri tormenti,
quando i sassi a' miei lamenti
rispondean fatti pietosi ?
 
Ritornello
 
Dite, allhor non vi sembrai
più d' ogni altro sconsolato?
Hor fortuna hà stil cangiato
ed hà volti in festa
i guai.
 
Ritornello
 
Vissi già mesto e dolente.
Or gioisco e quegli affanni
che sofferti
ho per tant' anni
fan più caro
il ben presente.
 
Ritornello
 
Sol per te, bella Euridice,
benedico il mio tormento.
Dopo 'l duol
viè più contento, 
dopo il mal viè più felice
 
PASTORE
Mira, deh mira, Orfeo,
che d' ogni intorno
ride il bosco e ride il prato.
Segui pur col
plettro aurato
d' addolcir l' aria
in sì beato giorno.
 
ORFEO
¿Recordáis, sombríos bosques, 
mis crueles y largos tormentos, 
cuando las rocas, llenas de piedad, 
respondían a mis lamentos?
 
Ritornello
 
Decid, ¿no os he parecido 
la criatura más desesperada?
Ahora la suerte ha cambiado
y ha transformado
mis penas en alegrías.
 
Ritornello
 
He vivido triste y desgraciado.
Ahora me alegro y los sufrimientos
que he padecido,
durante tantos años,
me hacen más querida
la felicidad presente.
 
Ritornello
 
Es sólo por ti, bella Eurídice, 
que yo bendigo mi tormento.
Después del dolor
se está más contento, 
después del mal se es más feliz.  
 
PASTOR
Mira, agraciado, Orfeo,
mira los bosques y los prados
que ríen a tu alrededor.
Sigue, pues, haciendo
más dulce el aire
con el plectro de oro,
en estos días tan felices.
 

Tu se' morta, mia vita,

ORFEO
Tu se' morta, mia vita,
ed io respiro?
tu sei, tu se' pur ita per mai
più non tornare, ed io rimango?
No, che se i versi 
alcuna cosa ponno,
n' andrò sicuro
a' più profondi abissi
e, intenerito il cor
del Re de l' ombre,
meco trarròtti
a riveder le stelle.
O se ciò negherammi 
empio destino,
rimarrò teco
in compagnia di morte,
A Dio terra,
à Dio cielo, e Sole, à Dio.
ORFEO
Tu estás muerta, mi vida,
¿y yo respiro?
¿Me has dejado 
para no volver jamás,
y yo sigo aquí?
No, si mis versos tienen 
algún poder, 
no temeré descender
a los más profundos abismos
y, tras ablandar el corazón
del rey de las sombras, 
yo te llevaré
a que vuelvas a ver las estrellas.
Y si un destino cruel me lo niega, 
me quedaré contigo
en compañía de la muerte. 
Adiós, tierra,
adiós, cielo y sol, adiós.

Ahi, caso acerbo!

NINFE, PASTORI
Ahi, caso acerbo!
Ahi, fat' empio e crudele!
Ahi, stelle ingiuriose!
Ahi, ciel avaro!
Non si fidi huom mortale
di ben caduco e frale
che tosto fugge, e spesso
a gran salita
il precipizio è presso.
NINFAS, PASTORES
¡Ah, suerte funesta!
¡Ah, destino bárbaro y cruel!
¡Ay, estrellas despiadadas!
¡Ay, cielo inexorable!
No te fíes, mortal,
de la felicidad efímera y frágil
que no tarda en irse, pues a menudo,
muy cerca de la cima,
está el precipicio.

Possente Spirto e formidabil nume,

ORFEO
Possente Spirto e formidabil nume,
senza cui far passaggio
à l' altra riva alma da corpo 
sciolta in van presume.
 
Ritornello
 
A lei volt' ho 'l camin
per l' aër cieco, 
a l' Inferno non già,
ch' ovunque stassi
tanta bellezza 
il paradiso hà seco.
 
Ritornello
 
Orfeo son io che d' Euridice
i passi segue per queste 
tenebrose arene,
ove già mai 
per uom mortal non vassi.
O de le luci mie luci serene
s'un vostro sguardo
può tornarmi in vita, 
Ahi, chi nega il conforto
à le mie pene ?
Sol tu, nobile Dio
puoi darmi aita,
nè temer dei,
ché sopra un' aurea Cetra
Sol di corde
soavi armo le dita
contra cui rigida alma
invan s' impetra.
ORFEO
Poderoso espíritu y gran divinidad
sin que el alma despojada
de su cuerpo espere en vano
pasar a la otra orilla.
 
Ritornello
 
Hacia ella, a través 
de las tinieblas,
yo he caminado,
y no hacia el infierno,
pues en todas partes donde hay
belleza se encuentra el paraíso.
 
Ritornello
 
Soy yo, Orfeo, quien sigue
los pasos de Eurídice a través
de estas llanuras tenebrosas
a las que jamás llagará 
mortal alguno.
Ojos amados, luz serena, 
si una sola de vuestras miradas
puede devolverme la vida, 
¿quien negará el reconfortamiento
a mis penas?
Tú sólo, noble dios,
puedes socorrerme,
tú no tienes nada que temer,
pues con una lira de oro
no poseo otras armas
que suaves acentos
contra los que un alma severa,
en vano, se endurecerá.

Nulla impresa per uom

SPIRITI INFERNALI
Nulla impresa per uom
si tenta in vano,
nè contra lui 
più sà natura armarse:.
Ei del instabil piano arò
gli ondosi campi, e 'l seme sparse
Di sue fatiche,
ond' aurea messe accolse.
Quinci perché memoria
vivesse di sua gloria,
La Fama à dir di lui
sua lingua sciolse,
che pose freno al Mar
col fragil Legno, 
che sprezzò
d'Austro e d'Aquilon lo sdegno.
 
Sinfonia
ESPÍRITUS DEL INFIERNO
El hombre no intenta nada en vano
y contra él la naturaleza
no sabe armarse.
A pleno sol, labora los campos,
removidos de la tierra,
los siembra.
De sus esfuerzos obtiene
una cosecha dorada.
Así, porque viva
el recuerdo de su gloria, 
la fama no cesa de hablar
de aquel que, 
sobre una débil embarcación,
ha domado las olas
y desdeñado el furor
de Autano y Aquilón.
 
Sinfonía

Clásica2, revista de música clásica, ópera y jazzArtículos relacionados

La Historia de la Ópera con Audiciones musicales. Presentación

 

BOLETÍN DE CLASICA2: Si quieres estar puntualmente informado de las publicaciones de Clasica2 suscríbete al BOLETÍN y recibirás en tu buzón de correo las actualizaciones más interesantes, nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos... Totalmente gratuito.

                                                                                              
Compartir

Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2021 Clasica2. Todos los derechos reservados.