Clásica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

La Historia de la Ópera con Audiciones Musicales. Capítulo 3: Claudio Monteverdi

Fecha de publicación: 12 de enero de 2012

HISTORIA DE LA ÓPERA. Tras la representación de la Euridice de Jacopo Peri, que vimos en el capítulo anterior, obra estrenada con motivo de los esponsales de María de Medici y Enrique IV de Francia, el romano Giulio Caccini (1550-1618), y por idéntico motivo, estrena su primera ópera “Il rapimento de Cefalo” de la que, por desgracia, solo ha llegado a nosotros el coro que cierra la obra. Más adelante, el 5 de diciembre de 1602, Caccini estrenará su Euridice sobre el mismo texto de Octavio Rinuccini, y que había servido para la mencionada obra de Peri.

Jean Deville, Orfeo. 1893. Historia de la ópera

 

Música ClásicaLA HISTORIA DE LA ÓPERA EN CLASICA2

Revista de música clásicaCAPITULO 3. CLAUDIO MONTEVERDI. ORFEO (I)

Estos son los antecedentes de música teatral previos de la aparición del gran Claudio Monteverdi (1567-1643) y su obra La favola d’Orfeo
 
A Monteverdi se le encargó, en su calidad de Maestro de Capilla de la Corte Ducal de Mantua, bajo la jefatura de Vincenzo Gonzaga I, "una favola in musica" que compitiese con las obras de Peri y Caccini, estrenadas en la corte rival de los Medici florentinos. Y Claudio Monteverdi se puso manos a la obra. Para ello contactó con el gran poeta de la corte de Mantua, el egregio Alessandro Striggio, que se encargó del libreto. Había nacido la ópera barroca. Este alumbramiento tuvo lugar en el Palacio Ducal de Mantua el 24 de febrero de 1607. La criatura se llamó “L’Orfeo favola in musica”.
 

Revista de música clásicaPERSONAJES DE LA ÓPERA ORFEO

La Música, soprano. En la representación inaugural cantó el castrato Giovanni Gualberto Magli 
 
Orfeo, tenor. En la representación inaugural cantó Francesco Rasi 
 
Euridice, soprano. En la representación inaugural cantó el castrato Giovanni Maria Bacchini
 
Silvia, soprano o mezzosoprano 
 
La Esperanza, soprano. En la representación inaugural cantó el castrato Giovanni Gualberto Magli 
 
Caronte, bajo 
 
Proserpina, soprano. En la representación inaugural cantó el castrato Giovanni Gualberto Magli Plutón, bajo 
 
Apolo, tenor (no canta en la versión de 1607) 
 
Ninfas, pastores, espíritus infernales y bacantes, Coro mixto. 
 

Revista de música clásica BREVE SINOPSIS ARGUMENTAL Y MOMENTOS MUSICALES DESTACADOS

La obra se basa en el antiguo mito griego de Orfeo, cantor tracio dotado de unas cualidades canoras tan excepcionales que era capaz de hechizar con su canto hasta a los mismísimos dioses. Orfeo es el arquetipo y la personificación de la fuerza emotiva que produce el maridaje de la palabra y la música; de la poesía y el lenguaje musical; en dos palabras: La Ópera.

Revista de música clásicaPROLOGO

La Música comienza su presentación con una toccata dramática para metales y percusión. Después de un breve ritornello (que se repetirá durante todo la ópera), La Música nos explica su poder y, más concretamente, el poder de Orfeo.

Revista de música clásicaACTO I

Orfeo y Eurídice celebran sus esponsales. Todo alegría y optimismo. Destacable el aria de Orfeo: Rosa del Ciel y la réplica de Euridice: Io non dirò
 
El Acto se cierra con el coro cantando Ecco Orfeo, donde dicen: "He aquí a Orfeo, para quién antes alimento fueron los suspiros, bebida el llanto; hoy feliz lo es tanto que nadahay más que desear le quede". 
 
Veremos que, por desgracia, las cosas se van a torcer. 
 
Continuará (…)
 
Manuel López-Benito

Audición de música clásicaAUDICIÓN DE ÓPERA EN CLASICA2

 Escuchemos, pues, estos cuatro momentos destacables arriba enunciados. 
 

Toccata inicial  Claudio Monteverdi   

Prólogo Dal Mio Permesso Amato 

Toccata 
 
 
Prólogo
 
La Música
 
Dal mio Permesso amato a voi ne vegno, incliti eroi, sangue gentil di regi,
di cui narra la Fama eccelsi pregi, 
nè giugne al ver perch' è troppo alto il segno.
 
Io la Musica son ch' à i dolci accenti
sò far tranquillo ogni turbato core,
et or di nobil ira et or d' amore
posso infiammar le più gelate menti.
 
Io sù cetera d' or cantando soglio
mortal orecchio lusingar talora,
e in guisa tal de l' armonia sonora
de la lira del ciel più l' alme invoglio.
 
Quince a dirivi d´Orfeo desio mi sprona,
d´Orfeo che trasse al suo cantar le fere
e servo fe´l´Inferno a´sue preghiere,
gloria inmortal di Pindo e d´Elicona
 
 
Or, mentre i canti alterno or lieti or mesti,
non si mova augellin fra queste piante,
nè s' oda in queste rive onda sonante,
ed ogni auretta in suo camin s' arresti.
Toccata (se interpreta antes de levantar el telón)
 
 
Prólogo
 
La Música
 
Desde mi amado Permesso vengo a vosotros, ilustres héroes, noble sangre de reyes, 
de los que la Fama relata excelsas glorias, 
mas no alcanza a todas, pues son sublimes. 
 
Yo soy, la Música, que con sus dulces acentos
sabe apaciguar al corazón turbado
y que puede inflamar de noble ira o de amor
las mentes mas heladas.
 
Yo con cítara de oro acostumbro
halagar a veces al mortal oído,
y así a la armonía sonora
de la lira del cielo más las almas envuelvo.
 
Pero es de Orfeo de quién quiero hablaros,
de Orfeo que sedujo con su cantar a las fieras,
y siervo fue el Infierno a sus ruegos,
gloria inmortal de Pindo y de Helicón
 
 
Ahora, mientras alterno mis cantos alegres o tristes,
No se mueva un pajarillo entre las ramas,
Ni se oiga una ola en estas riberas,
Y toda brisa se detenga en su camino
 
Rosa del Ciel
 
Io non diró
 
ORFEO
Rosa del ciel, vita del giorno, 
e degna prole di lui 
he l' Universo affrena,
sol, che'l tutto circondi 
e 'l tutto miri,
da gli stellati giri, 
dimmi:
vedesti mai di me più lieto 
e fortunato amante ?
Fu ben felice il giorno,
mio ben, che pria ti vidi,
e più felice l' hora
che per te sospirai,
poich' al mio sospirar 
tù sospirasti.
Felicissimo il punto
che la candida mano
pegno di pura fede à me porgesti.
Se tanti cori avessi
quant' occh' il ciel sereno 
e quante chiome sogliono i 
colli haver 
l'Aprile e 'l Maggio,
colmi si farien tutti 
e traboccanti di quel piacere 
ch'oggi mi fà contento.
 
EURIDICE
Io non dirò qual sia nel tuo gioire,
Orfeo, la gioia mia,
che non hò meco il core, 
ma teco stassi 
in compagnia d' Amore.
Chiedilo dunque a lui s' 
intender brami quanto lieta 
i gioisca, 
e quanto t' ami.
ORFEO
Rosa del cielo, día del mundo y
digno descendiente
de aquel que rige el universo,
sol, tú, que todo lo rodeas y
que todo lo ves, dime:
¿has visto alguna vez, 
en tu carrera entre las estrellas, 
un amante más alegre y feliz que yo?
Fue muy feliz, el día, amor mío,
en que te vi por primera vez,
y más feliz la hora 
en la que suspiraba por ti, 
porque tus suspiros
respondieron a los míos.
Fue muy feliz el momento
en que tú me tendiste 
tu blanca mano
como prenda de la pureza de tu fe.
Si hubiese tenido tantos corazones
como ojos tiene el cielo eterno y
vegetación esas amables colinas
en el verde mes de mayo,
todos hubieran sido colmados y
desbordados por el placer 
que me proporcionó, ese día,
la felicidad.
 
EURÍDICE
Yo no sabría decir 
cuánta alegría, 
Orfeo, me has proporcionado,
pues mi corazón no está conmigo, 
sino contigo,
en compañía del amor.
Pregúntale, pues, 
si quieres saber lo feliz que es y
cuánto te ama.

 

Clásica2, revista de música clásica, ópera y jazzArtículos relacionados

La Historia de la Ópera con audiciones musicales. Capítulo 4. Claudio Monteverdi: Orfeo (II)

La Historia de la Ópera con audiciones musicales. Capítulo 5. Claudio Monteverdi: Orfeo (III)

La Historia de la Ópera con Audiciones musicales. Presentación

 

BOLETÍN DE CLASICA2: Si quieres estar puntualmente informado de las publicaciones de Clasica2 suscríbete al BOLETÍN y recibirás en tu buzón de correo las actualizaciones más interesantes, nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos... Totalmente gratuito.

 

Compartir

Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2021 Clasica2. Todos los derechos reservados.