Clásica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

Bedrich Smetana: Vltava. Audición Comentada

Fecha de publicación: 20 de noviembre de 2011

BEDRICH SMETANA. El nacionalismo musical checo, con mayor precisión bohemio, tiene en Bedrich Smetana (1824-1884) a uno de sus padres. Bohemia pierde su independencia al ser derrotadas sus tropas por los ejércitos combinados del Emperador Fernando II, la Liga Católica Alemana y tropas españolas, en la batalla de la Montaña Blanca acaecida en 1620 e inscrita en la Guerra de los Treinta Años. 

Bedrich Smetana: Vltava. Audición Comentada

 

música clásicaENCICLOPEDIA MUSICAL: BEDRICH SMETANA (1824-1884): VLTAVA

Como consecuencia inmediata de semejante derrota, Bohemia quedó integrada bajo la influencia alemana hasta el final de la I Guerra Mundial, casi 300 años más tarde. Entre tantas y tantas cosas, la música no iba a ser una excepción a esa regla por la que se germanizaba la región. Los movimientos nacionalistas iban a proliferar en Europa tras la gran revolución de 1848. Todos ellos tienen en común, musicalmente hablando, tres grandes ejes sobre los que pivotarán los anhelos nacionalistas y que podemos enunciar de la siguiente manera:
 
1º. La necesidad de establecer un Gran Teatro Nacional de la Ópera en donde se representase música escénica cantada en lengua vernácula abandonando así la representación de óperas cantadas en alemán, italiano o francés, al tiempo que los argumentos de las mismas se basasen en la tradición histórica nacional.
 
2º La búsqueda e investigación de las leyendas y antecedentes históricos que sean susceptibles de convertirse en representantes de la afirmación nacional, diferenciada, por tanto, del resto de comunidades, y capaces de ser musicados para ser utilizados como base dramática de las nuevas óperas  o como temas de los poemas sinfónicos y música incidental.
 
3º Por último la recuperación, el estudio y la posterior elevación a la categoría de "música culta” del sustrato rítmico, melódico, tímbrico y armónico que se refleja e incluye en todas y cada una de las expresiones de la música folklórica y popular, cantos y danzas, de cada aspirante a convertirse en nación. 
 
La población eslava de Bohemia con Bedrich Smetana primero y Antonin Dvorak después iba a despertar a la música nacional.

Audición de música clásicaAUDICION DE MUSICA CLASICA COMENTADA 

La obra que vamos a escuchar hoy es parte de la serie de poemas sinfónicos de Má Vlast, (Mi Patria), de Bedrich Smetana (1824-1884). Concretamente el segundo del ciclo conocido como Vltava (El Moldava), el río que recorre Bohemia. Es conocido el hecho de que detrás de un gran vino hay siempre un gran río (Duero, Rin, Oja, Miño,..) y toda nación que se precie tiene también su río. En el caso de los Bohemios el Moldava. 
 
Smetana en esta página musical nos va a describir una serie de escenas y momentos que ocurren a lo largo del discurrir del río desde sus dos fuentes hasta que, tras un recodo, entre majestuoso en Praga y divise el castillo emblemático de Vysehrad, al que Smetana dedica el primer poema sinfónico del ciclo. Este maravilloso viaje suena así, y se explica mediante la siguiente guía de audición: 
 

Vltava  

Audición de música clásicaGUIA DE AUDICION

Las fuentes del Moldava describen el nacimiento del río: la primera representada por el movimiento ondulante en arabescos de las flautas;  la segunda representada añadiendo a aquellas el sonido de los clarinetes y de las violas. De este material sonoro, poco a poco, toma cuerpo, crece en caudal el río Moldava que se nos mostrará en todo su esplendor con su melodía dulce y popular: la famosa melodía del Moldava.
     
Pero el viaje continúa. El río sigue su cauce. De repente, a lo largo de sus orillas, resuenan las trompas de una cacería en el bosque, a las que a continuación, río abajo, las suceden las alegres notas de una danza popular que acompaña y representa una  boda campesina. El folklore popular evoca esa reunión festiva con motivo de unos esponsales.
 
Ahora cae la noche y la corriente del río brilla a la luz de la luna. Tenues armonías en las cuerdas apoyadas por los arpegios del arpa recrean el juego de las ninfas nocturnas, las famosas Rusalkas de la mitología checa, que danzan, se hunden, juegan en las aguas del Moldava.
 
Amanece y el río se dirige a los peligrosos Rápidos de San Juan, en donde el curso sereno del río se va a ver drásticamente acelerado creando unos amenazantes remolinos de agua. 
 
Superado la zona de rápidos, el Moldava reinicia, todavía con más solemnidad, su camino hacia la capital. A la vuelta de un recodo divisa las ruinas del castillo de Vysehrad y las edificaciones de la ciudad. Su entrada triunfal en Praga es subrayada por la grandiosa evocación del tema del Vysehrad, el majestuoso castillo que domina Praga situado en la cima de una imponente roca y que pudimos escuchar en el primer poema del ciclo a él dedicado. 
 
Una vez alcanzada Praga el Moldava continúa su viaje hacia la frontera alemana. En ese viaje al norte se unirá con el Elba, pero a Smetana ya no le interesa el río en esas latitudes. Por eso, una vez que el Moldaba se aleja lentamente de la capital bohemia, el compositor cierra el poema con dos fuertes y cortantes acordes. Es el final. 
 

 

Artículos relacionados

Mozart: Las bodas de Fígaro: Obertura. Audición comentada

Rossini: La gazza ladra. Obertura. Audición comentada

Enciclopedia de Música Clásica

BOLETÍN DE CLASICA2: Si quieres estar puntualmente informado de las publicaciones de Clasica2 suscríbete al BOLETÍN y recibirás en tu buzón de correo las actualizaciones más interesantes, nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos... Totalmente gratuito.



 
 
Compartir

Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2021 Clasica2. Todos los derechos reservados.