Cl�sica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

Robert Schumann: Carnaval Op.9

Fecha de publicación: 01 de mayo de 2015

HEMEROTECA DE MÚSICA CLÁSICA. El viaje que venimos realizando a lo largo de mi vieja y querida coleccion de vinilos de música clásica, recala hoy en una preciosa obra de Robert Schumann: su Carnaval Op. 9 en una grabación para el Sello CID del Club Internacional del Disco y que bajo el número de catálogo CID 3018 grabó el pianista Robert Cornman

Pierrot y Arlequín. Philippe Mercier

 

música clásica ROBERT SCHUMANN: CARNAVAL Op. 9

Como siempre, a continuación transcribo las notas que acompañan al disco y que en este caso, además, sirven de excelente guía de audición para esta emotiva página de juventud de Robert Schumann.

NOTAS

Más que describir una fiesta de Carnaval, nos relata el autor una serie de recuerdos muy relacionados con su vida íntima: los amores con Ernestina von Fricken. La clave de esta obra se halla, además de los títulos que llevan cada una de sus composiciones, en que la mayoría de ellas están compuestas sobre cuatro notas cuyas letras, en su denominación alemana, forman el nombre de la ciudad de ASCH, y cuyas letras a la vez son las únicas del alfabeto musical que intervienen en el nombre de Schumann. Estas cuatro notas, en sus distintas posiciones se nos presentan unas veces como ASCH, otras como Schumann y otras como ESTRELLA: Ernestina von Fricken.

1. PREÁMBULO.- Se nos describe en este primer tiempo el escenario en el que se desarrolla la obra y por el que irán desfilando uno a uno todos los recuerdos que fueron el motivo y la inspiración de esta deliciosa colección de composiciones.

Unos majestuosos acordes  a la voz de trompetas anunciadoras de una gran fiesta son respondidos por un íntimo dolor, tal vez la nostalgia de un lejano recuerdo. Se repiten los mismos acordes, los cuales son respondidos ahora por la gran multitud que entra de una manera triunfal en la fiesta. Un movimiento más acelerado, y al compás de vals, nos va describiendo el interior de la sala; las vueltas de las parejas, el revuelo de las faldas femeninas producido por sus airosos movimientos en la danza, la elegancia con que bailan los varones, etc.

Van repitiéndose  así  las líneas melódicas onduladas, hasta que un acorde seguido de octavas nos lleva a una marcha precipitada apoyada siempre en un mismo bajo que nos da la sensación de alegría, de bullicio y del conjunto en general de la fiesta.

2. PIERROT.- Dentro de esta alegría colectiva Schumann se concentra en sus pensamientos y nos los define simbólicamente. Como hacíase en su época, pleno romanticismo, aprovecha el sentimiento como fuente de inspiración, y lo hace en esta obra con más elegancia y a la vez más interesante, reviestiéndolo de un disfraz dentro de un carnaval imaginario.

Tenemos, pues, con Pierrot al hombre ensimismado y soñador cuyo pensamiento obsesionado tropieza constantemente con la realidad. Un fuerte destaca repetidamente con la expresiva sonoridad de unos acordes en piano y pianísimo.

3. ARLEQUÍN.- Con el ensimismamiento y la bondad de Pierrot contrasta la vivacidad y picardía de Arlequín, hombre saltarín que va de un lado para otro al son de cascabeles, en busca de aventuras amorosas.

4. VALS NOBLE.- Tenemos con Pierrot y Arlequín dos pensamientos sobre el amor, en medio de los cuales Schumann se siente atraído por sus más nobles sentimientos. Símbolo de nobleza es, pues, este elegante y majestuoso vals, lleno de ternura y delicadeza.

5. EUSEBIUS.- El pensamiento se individualiza y se concreta en sí mismo. Sabemos que Schumann empleaba como pseudónimos en sus críticas de arte musical los nombres de Eusebius y Florestán, nombres con los que se nos define aquí con análogo sentido y también quizá con cierta relación con los números anteriores. El mismo contraste que encontrábamos entre aquellos lo hallamos ahora entre Eusebius y Florestán, si bien de una manera más personal, Eusebius pensativo, afable, benévolo y sentimental

6. FLORESTAN.- Carácter impetuoso, apasionado, y enérgico.

7. COQUETA.- También ahora el autor concreta el punto de su atracción y nos dibuja perfectamente la figura femenina: Coqueta. Risas frívolas, caprichosos y vivos movimientos llenos de gracia y picardía son expuestos aquí de la manera más poética e inspirada.

8. RÉPLICA.- Ya en juego la feminidad, Schumann se nos muestra alternativamente, ora Pierrot, ora Eusebius, ora Florestán, pero la misma risa coqueta y femenina responde como eco a su repetida súplica.

9. MARIPOSAS.- Con este número entramos ya a otro aspecto del “Carnaval”. Empiezan los recuerdos, nuevas impresiones, relatos, etc., los cuales, aunque relacionados entre sí, no se ajustan a una determinada continuidad. Mariposas, encierra o evoca la pequeña ciudad bohemia de Asch, en donde Schumann conoció y tuvo amores con Ernestina von Fricken.

Una gran cabalgata al son de cuerno de caza nos da el ambiente del paisaje, en el que, como flores danzantes, nos ofrece el ritmo gracioso y pasajero de las mariposas, símbolo fugaz de los recuerdos.

10. LETRAS DANZARINAS.- Al tiempo de vals danzan Schumann y Ernestina. Dentro de sus corazones brota una íntima alegría que no se atreve a salir a grandes voces, pero que parece estallar en su interioridad.

11. CHIARINA.- Es el retrato musical de la que más tarde fue esposa del autor; Clara Wieck, entonces aún niña, quién traía y llevaba los mensajes de éste y Ernestina. La ternura con que trata a la pequeña Chiarina parece descubrir la importancia que había de tener ésta en su vida.

12. CHOPIN.- ¿Cómo  hubiese reaccionado el gran Chopin ante sus problemas amorosos? ¿Acaso Schumann sintióse Chopin en alguna ocasión? Por un momento Schumann se reviste con la personalidad de su amigo, pero dentro de ella no nos habla Chopin, sino Schumann.

13. ESTRELLA.- Con gran afecto  nos habla ahora de la mujer que ha amado: Ernestina. Una gran mujer y un gran corazón. El criterio y la voluntad se imponen en ella al sentimiento.

14. RECONOCIMIENTO.- Es la escena en la que los dos enamorados vuelven a encontrarse. Un ligero temblor producido por la emoción embarga sus ánimos. Viene luego el diálogo, en el que se hablan en apasionado dúo, repitiéndose finalmente el tema inicial.

15. PANTALON Y COLOMBINA.- En medio del bullicio, alguien persigue  Ernestina. Se buscan y se huyen como jugando al escondite y con unas dulces palabras Colombina huye repentinamente.

16. VALS ALEMÁN.- Un vals popular, la voz del pueblo atrae la atención de Schumann, a quién el genio, de una manera arrebatadora, acude a su mente con el nombre de PAGANINI. El mágico virtuoso del violín. Por encima de sus sentimientos sobresale el artista, pero no todavía con la resolución que veremos al final. Vuelve el primer tiempo, vals alemán, en movimiento más vivo.

17. CONFIDENCIA.- Como sabemos por el mismo autor, Confidencia es una declaración de amor. Dejemos, pues, aquí que hable la música por sí sola.

18. PASEO.- Las páginas más llenas de dolor de todo el carnaval se encuentran en este fragmento. Idas y venidas de la pareja en la sala, frases apasionadas y sollozos entre los cuales Ernestina confiesa noblemente su amor, pero Schumann es atraído por sus ideales como artista y éstos lo llaman a un mundo que por sus necesidades  en aquel momento no comparten el amor a una mujer.

19. PAUSA.- Una reacción se produce en la mente de Schumann, pasan por su imaginación los mismos temas y las mismas ideas del Preámbulo, pero con una velocidad de vértigo, hasta traernos a la más firme y enérgica resolución, la...

20. MARCHA DE LOS “ALIADOS DE DAVID” CONTRA LOS FILISTEOS.- Con el nombre de “Aliados de David” habíase formado con los amigos del compositor una sociedad imaginaria cuyo objeto era la defensa de los ideales artísticos de los mismos contra los formulismos y viejas teorías de los maestros rutinarios, a quienes designaban ellos con el nombre de “Filisteos”. De ahí que la revolución llevada a cabo por la nueva Escuela Romántica fuese el centro de los ideales de Schumann.

La grandiosidad  se apodera de su ánimo y parece como si grandes voces sobrenaturales le dictaran a coro su camino. Las ideas del Preámbulo acuden una y otra vez, pero son rechazadas con violencia y con un ritmo cada vez más acelerado. El genio se sobrepone a todos los sentimientos propios de su edad. Schumann se entrega a la música, y esta decisión tomada ya en su juventud, es la gran promesa que nos ha dejado en esta su obra “El Carnaval”

Audición de música clásicaAUDICIÓN DE MÚSICA CLÁSICA EN CLASICA2

Escuchemos a continuación la I. Parte de esta deliciosa obra que incluye el Preámbulo, Pierrot, Arlequín y Vals noble. ¡Qué lo disfrutéis!

Manuel López-Benito

Preámbulo, Pierrot, Arlequín y Vals noble

Artículos relacionados

HEMEROTECA DE MÚSICA CLÁSICA

 

BOLETÍN DE CLASICA2: Si quieres estar puntualmente informado de las publicaciones de Clasica2 suscríbete al BOLETÍN y recibirás en tu buzón de correo las actualizaciones más interesantes, nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos... Totalmente gratuito.

 

Compartir

¿Quieres anunciarte en Clasica2?
Si quieres anunciar un concierto, un disco, un libro o una simple nota en Clasica2, envíanos un correo a: mlopezbenito@clasica2.com
Boletín de Clasica2
Suscríbete al boletín de correo electrónico de Clasica2 y recibe en tu buzón de correo las actualizaciones de la web más interesantes: nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos...
Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2017 Clasica2. Todos los derechos reservados.