Cl�sica 2

Revista de Ópera y Música Clásica

El obituario de Offenbach en la Revista Asta Regia

Fecha de publicación: 09 de enero de 2015

La Hemeroteca de Música Clásica de Clasica2 reproduce hoy el obituario de Jacques Offenbach (1819-1880) publicado en Asta Régia: Semanario de Ciencias, Letras, Artes e intereses locales de Jerez de la Frontera el 18 de octubre de 1880. Habían transcurrido trece días desde el óbito del compositor, acaecido en París el 5 de octubre de aquel año. Carolina de Soto y Corro dirigía la Revista, y el artículo está firmado por Arturo Catuela Pellezzari.

Monet en Clasica2

 

música clásica HEMEROTECA DE CLASICA2

 

Detalle de la Cabecera de la Revista  Asta Régia el 18 de octubre de 1880

Revista de música clásica y óperaOFFENBACH

La musa del lirismo cómico ha plegado para siempre sus transparentes alas y no teniendo ya a quien inspirar, triste, silenciosa y afligida, oculta su imagen, antes tan risueña, enmudeciendo de improviso. A la última nota escrita en el pentagrama de la Fille du Tambour Major, que tantas y tan distintas emociones de placer en el público parisiense ha producido, síguese hoy el lamento del arte, que con profundo pesar llora y se aflige por la muerte del célebre compositor.

El carácter excesivamente voluble de la sociedad de nuestros días, que ante ningún hecho de la vida real se conmueve en circunstancia alguna; el carácter frívolo del siglo en que nos encontramos, ante cuya genérica mutabilidad en mas de una circunstancia sofoca el genio sus inspirados raudales de inteligencia creadora, no es el mas apropósito para preocuparse de toda esa clase de acontecimientos, en los cuales el destino providencial del hombre marca en cada época su indestructible huella.

Y no obstante y a pesar de cuanto llevamos dicho, millares de criaturas de los distintos países del mundo filarmónico, para quienes el conocido nombre de Offenbach significó en todas circunstancias el espíritu innovador del arte músico, llora hoy, gime y se conduele por su pérdida, que hasta los más refractarios al género bufo son los primeros en lamentar.

Aparecieron en la artística Italia y en la pensadora Alemania los eminentes compositores que que todos y cada uno de nosotros aplaudimos por sus inspiradas armonías y al cadencioso ritmo de la música verdaderamente clásica, tanto la vieja Europa como la virgen América enmudecieron por creer que era llegada la hora de la sublime regeneración del arte, que desde la más remota antigüedad viene sin duda alguna compartiendo con  la poesía y la pintura, los lauros de la gloria.

El sentimiento hasta en su más exageradísima expresión manifestado por Gounod, Meyerbeer, Mozart, Bellini, Verdi, Weber, y Mercadante, hirió en sus más delicadas fibras los corazones amantes de la belleza, creyose que desde aquella época, ya bajo otras distintas fases proponíase desarrollar el genio los ocultos misterios de la rítmica musical y los entusiastas por su grandeza anatematizaron todo aquello que no fuese elevar al arte a donde se merece.

Inútil creencia.

Jacobo Offenbach, apareció sobre la escena, donde los hombres célebres se agitan para transformar las condiciones, hábitos, costumbres y modo de existir de los pueblos, y cuando se creía que todo conspiraba contra la ligereza cómica del ritmo, La Gran Duquesa de Gerolstein, Los Brigantes, Las hijas de Helena, Giroflé-Giroflá y otras innumerables producciones cómicas del gran maestro, desvanecieron en un todo las esperanzas de tantos soñadores.

Y no podía sucede de otra manera.

Cada edad necesita un nuevo estímulo que le incite a cumplir los diversos fines de la vida; y si bien es cierto que con las bellezas múltiples de la melodía germano-italiana aprende a conocer el mundo las sensaciones de lo bello a que sin cesar tiende sus ojos, en cambio con el ritmo alegre, ligero y verdaderamente retozón del género bufo, acierta a definir los hechos reales de la existencia.

Y es que la antítesis lógica y necesariamente sujeta a reglas fijas y determinadas, muéstrase en todo, y la vida de la humanidad es antitética en grado sumo. Si no lo fuera, pocos, muy pocos de los grandes acontecimientos sociales se realizarían.

No se nos oculta que el género cultivado por Offenbach ha pervertido en algunas Naciones el gusto y sentimiento estético del vulgo; pero en cambio, ¿de cuantas innovaciones no le es deudor el arte músico que hoy llora su muerte?

España, por motivos que a nadie ocultarse pueden, debe también rendir su tributo al eminente compositor francés. Por esto mismo nosotros le consagramos estas humildes líneas. El genio es siempre genio.

 Arturo Catuela Pellezzari

Como podréis comprobar estamos ante una prosa florida, abandonada en nuestros días, que recrea con sabor añejo el obituario del gran compositor alemán posteriormente nacionalizado francés. Más adelante la Revista incluye una breve reseña de las honras fúnebres que transcribo literalmente a continuación.

Manuel López-Benito

 

Revista de música clásica y óperaHONRAS FÚNEBRES.

En la iglesia de la Magdalena de París se han celebrado las honras fúnebres por el alma del célebre Offenbach, a las que han asistido casi todos los artistas residentes en París. El ataúd desaparecía bajo un sinnúmero de coronas de los teatros de la Ópera, Ópera Cómica, Bufos, Variedades y de la Grande Ópera de Bruselas, de Viena y de Londres.

Llevaban las cintas del féretro Mr. Gerrin, director del teatro Francés; Mr Harlanzier, Mr. Maquet y Mr. Victoriano Sardou.

Como oficial de la Legión de Honor que era, una compañía de línea le ha tributado los honores de ordenanza. El hijo de Offenbach presidía el duelo.

El cadáver ha sido enterrado en el cementerio de Montmartre en un mausoleo de la familia.

Audición de música clásicaAUDICIÓN DE MÚSICA CLÁSICA EN CLASICA2

Escuchemos a continuación, a modo de homenaje al compositor y a aquella deliciosa revista Asta Régia, el dúo "Belle nuit, o nuit de´amour" del Acto III de los Cuentos de Hofmann, obra estrenda en París el 10 de Febrero de 1881.

 
Belle nuit, o nuit de´amour
 
NICKLAUSSE
Belle nuit, ô nuit d'amour, 
souris à nos ivresses, 
nuit plus douce que le jour, 
ô belle nuit d'amour! 
 
GIULIETTA, NICKLAUSSE
Le temps fuit 
et sans retour emporte nos tendresses! 
Loin de cet heureux séjour, 
le temps fuit sans retour. 
Zéphyrs embrasés, 
versez-nous vos caresses; 
zéphyrs embrasés, 
versez-nous vos baisers, Ah! 
 
Belle nuit, ô nuit d'amour, 
souris à nos ivresses, 
nuit plus douce que le jour, 
ô belle nuit d'amour! 
NICKLAUSSE
¡Bella noche, oh, noche de amor!
Sonríe a nuestra embriaguez,
noche más dulce que el día.
¡Oh, bella noche de amor! 
 
JULIETA, NICKLAUSSE
¡El tiempo huye sin cesar 
y se lleva nuestras ternuras! 
Lejos de esta feliz morada, 
el tiempo huye sin cesar. 
Céfiros ardientes, 
dadnos vuestras caricias.
Céfiros ardientes, 
dadnos vuestros besos. ¡Ah! 
 
¡Bella noche, oh, noche de amor! 
Sonríe a nuestra embriaguez, 
noche más dulce que el día.
¡Oh, bella noche de amor!  
 

Revista de música clásicaArtículos relacionados

 Hemeroteca de Música Clásica

 

BOLETÍN DE CLASICA2: Si quieres estar puntualmente informado de las publicaciones de Clasica2 suscríbete al BOLETÍN y recibirás en tu buzón de correo las actualizaciones más interesantes, nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos... Totalmente gratuito.

 

Compartir

¿Quieres anunciarte en Clasica2?
Si quieres anunciar un concierto, un disco, un libro o una simple nota en Clasica2, envíanos un correo a: mlopezbenito@clasica2.com
Boletín de Clasica2
Suscríbete al boletín de correo electrónico de Clasica2 y recibe en tu buzón de correo las actualizaciones de la web más interesantes: nuevos vídeos y audiciones, eventos próximos...
Últimos artículos
Nube de etiquetas Clásica2
Clásica 2
© 2017 Clasica2. Todos los derechos reservados.